Cómo se hace la cerveza

Cómo se hace la cerveza

La cerveza, esa buena compañera en momentos de reencuentros, de fiestas, de ocasiones especiales y no tan especiales, de descansos y momentos de relax. Nos ha acompañado en muchos momentos y está tan buena que muchos se preguntan cómo se hace la cerveza.

Como ya sabréis la mayoría de vosotr@s, la cerveza está compuesta principalmente por agua, por lúpulo, que es ese ingrediente que lo hace especial con su aroma tan característico, y por la cebada malteada. Te explicamos los pasos que se siguen en el proceso de elaboración de la cerveza.

Maltaje

Es el proceso en el cual se consigue la malta, un indispensable para nuestra bebida favorita. En el maltaje se calienta la cebada a cierta temperatura de tal manera que, durante una semana, exista un proceso de germinación para eliminar el germen. Una vez seca y fría se termina el proceso de germinación para dar paso a los procesos de secado y tostado.

Braceaje

Es el proceso en el que el grano se muele. Se deja en infusión con agua a una temperatura aproximadamente de 60 grados. En ese momento, los fermentos de la malta y los azúcares solubles del almidón comienzan a disolverse.

Lupulización

El filtrado anterior se hierve en grandes cantidades para después incorporar el lúpulo. Lo que consigue este ingrediente es conservar la cerveza y clarificarla.

Fermentación

Dependiendo del tipo de cerveza que queramos conseguir, tendremos que variar unos valores en su proceso de fermentación. Con el líquido obtenido anteriormente, añadimos levadura. Por lo tanto, si nuestro objetivo es conseguir una cerveza gaseosa tendremos que fermentarlo a 30 grados, mientras que, si preferimos una cerveza más alcoholizada, tendremos que hacerlo a 4 o 5 grados.