Entradas

Cómo se hace la cerveza

Cómo se hace la cerveza

La cerveza, esa buena compañera en momentos de reencuentros, de fiestas, de ocasiones especiales y no tan especiales, de descansos y momentos de relax. Nos ha acompañado en muchos momentos y está tan buena que muchos se preguntan cómo se hace la cerveza.

Como ya sabréis la mayoría de vosotr@s, la cerveza está compuesta principalmente por agua, por lúpulo, que es ese ingrediente que lo hace especial con su aroma tan característico, y por la cebada malteada. Te explicamos los pasos que se siguen en el proceso de elaboración de la cerveza.

Maltaje

Es el proceso en el cual se consigue la malta, un indispensable para nuestra bebida favorita. En el maltaje se calienta la cebada a cierta temperatura de tal manera que, durante una semana, exista un proceso de germinación para eliminar el germen. Una vez seca y fría se termina el proceso de germinación para dar paso a los procesos de secado y tostado.

Braceaje

Es el proceso en el que el grano se muele. Se deja en infusión con agua a una temperatura aproximadamente de 60 grados. En ese momento, los fermentos de la malta y los azúcares solubles del almidón comienzan a disolverse.

Lupulización

El filtrado anterior se hierve en grandes cantidades para después incorporar el lúpulo. Lo que consigue este ingrediente es conservar la cerveza y clarificarla.

Fermentación

Dependiendo del tipo de cerveza que queramos conseguir, tendremos que variar unos valores en su proceso de fermentación. Con el líquido obtenido anteriormente, añadimos levadura. Por lo tanto, si nuestro objetivo es conseguir una cerveza gaseosa tendremos que fermentarlo a 30 grados, mientras que, si preferimos una cerveza más alcoholizada, tendremos que hacerlo a 4 o 5 grados.

Cerveza de Toledo

Made in Toledo

Nos gustan las cosas bien hechas, ¿verdad? Cuando vas a otra ciudad siempre quieres conocer sus tradiciones, su cultura, a base de experimentar. Pero… ¿y cuando son de nuestra propia ciudad? Cuando las cosas se han elaborado de la mejor forma y son “made in” tu ciudad, nuestro orgullo no puede ser más grande. Esta misma sensación tenemos todos los toledanos y toledanas con nuestras cervezas artesanas de Toledo.

Las cervezas made in Toledo son únicas en su elaboración y auténticas en su sabor. Además, cada sabor de cada cerveza hecha en Toledo es el sabor que te transporta a las calles de la ciudad, a la tierra manchega.

¿Y cuáles son las reinas de la cerveza toledana? La Buenaventura, la cerveza del Grupo Vive Toledo; la cerveza Santo Tomé y la cerveza Domus. Cada una de ellas son diferentes entre sí pero les une algo muy profundo: la esencia toledana que ha trascurrido de generación a generación.

La cerveza Buenaventura

La Buenaventura enamora a los paladares más difíciles de convencer y consigue ese sabor único, original y diferente. Sus dos tipos de cerveza, la fresca y la Pale Ale, transmiten tanto con su sabor como con su apariencia “El sabor de un recuerdo”.

La cerveza Domus

Una de las primeras Pale Ale del mercado español fue fundada en Toledo con la cerveza Domus. Recomendada por muchísimos paladares como la caña de autor o la cerveza rebosante de sensaciones, la cerveza Domus ha crecido y se ha expandido a nivel internacional. Un sabor que no debes dejar escapar si vienes a Toledo.

La cerveza Santo Tomé

Esta cerveza de Abadía se caracteriza por sentir esa suavidad y ligereza en nuestra boca. Tiene un color ámbar rojizo y tiene aromas frutales de cereza y toques florales propios de la levadura belga.

Toledo no solo tiene sus preciosos monumentos y sus laberínticas calles, también tiene mucho que degustar.

¿A qué estás esperando?

Cerveza

Diferencias entre lager y ale

Para los que aún estáis en proceso de aprendizaje en todo el universo cervecero, hoy os traemos un post en el que os explicaremos de forma muy sencilla las diferencias entre la cerveza de tipo Ale y la cerveza de tipo Lager. ¡Es muy sencillo!

Resumiendo todo en una frase, este tipo de cervezas se diferencian en tres aspectos fundamentales: aspecto, sabor y color. Sí que es cierto que a primera vista es más que evidente su diferenciación por el color, ya que una es mucho más oscura que la otra. La cerveza tipo Ale es una cerveza con un sabor mucho más afrutado mientras que la cerveza tipo Lager es más refrescante y considerado por muchos con un sabor más limpio.

Y es que la clave de esta gran diferencia es la levadura. Los más entendidos en este mundo cervecero sabrán que las cervezas tipo Ale llevan a cabo una fermentación más alta; sin embargo, las cervezas tipo Lager emplean una fermentación baja.

En cuanto a los niveles de alcohol podemos decir que las de tipo Ale soportan mayores niveles de alcohol por lo que finalmente obtendrán mayor grado de alcohol.

¿Y en referencia a los ingredientes? Pues veréis, la cerveza está elaborada por cuatro componentes esenciales: agua, malta, levadura y lúpulo. La cerveza tipo Lager no puede saltarse esta norma ya que tradicionalmente siempre se ha confeccionado de esta manera. En cambio, las cervezas tipo Ale ha podido saltarse a la torera algunos de estos límites de ingredientes surgiendo así nuevos estilos en todo el mundo.

Así que… ¿Eres de Lager o de Ale?

cerveza

La cerveza, la reina del verano

Sol y calor, en eso se resumen los meses de verano, y necesitamos hidratarnos más que nunca. Naturalmente, tenemos que hidratarnos a base de agua y beber mucho más en proporción a los meses de invierno. Pero esto no quita que disfrutemos de nuestra bebida favorita y la considerada reina del verano: la cerveza.

¿Y por qué debemos tomar cerveza en estos tiempos de calor? Pues es cierto que existen numerosos motivos por los que beber cerveza en verano, y la primera de ellas es buena para tu salud: te hidrata. Eso sí, hay que tener cuidado y tener un consumo responsable. Pero sabemos que no puedes resistirte a ese líquido doradito y fresquito que te sirven siempre en tu bar de siempre o en aquel que te pilla más cerca.

Pues sí, la cerveza es la reina del verano, gusta a todo el mundo y además, marida con todo. Una cerveza casa a la perfección con cualquier tapa que ofrezca cualquier tipo de sabor o con platos ya sea pescado, carne, arroz…

¿Y qué motivos más te podemos dar para convencerte de ser la reina del verano? Pues también es muy sencillo y además, te vamos tirar ese mito a la basura a la vez que darte una gran alegría: ¡la cerveza no engorda! Nunca ha sido cierto, ya que “la tripa cervecera” nunca ha existido. Siempre se ha asociado a aquellos hombres mayores que se encontraban en el bar más cercano con una prominente barriga pero te aseguramos, que seguramente sea por la falta de actividad deportiva y sus excesos a la hora de comer.

Y qué más… ¡Si es que lo tiene todo!

Dime cuál es tu cerveza

Dime cuál es tu cerveza y te diré cómo eres

Dime cuál es tu cerveza y te diré cómo eres. Efectivamente, nuestra predilección por esa cerveza ya está contando mucho sobre nosotros. Hoy os contamos qué dice cada cerveza de quien la bebe. Y es que aunque creas que no, tu cerveza favorita dice mucho de ti. Y además, si has conocido a alguien nuevo y en ese momento se pide su cerveza preferida ya está diciendo mucho sobre la persona.

De tipo Ale

Si eres amante de la cerveza tipo Ale entonces no querrás que nadie pida la cerveza por ti. Eres una persona fiel y muy inteligente. Eso sí, muchas veces sacas tu lado con más carácter.

De tipo Lager

Muy sociable y amigable, eres muy amigos de tus amigos, y si hay algo que te caracteriza es la sencillez, no te gusta complicarte. ¡Eso sí, a divertido/a no te gana nadie!

De trigo

Tu comportamiento es natural, no te gusta sobreactuar las cosas y te muestras siempre tal y como eres. Aunque muchas veces la sinceridad suele jugarte malas pasadas, siempre agradecen tus consejos.

Brown Ale

Muchas veces piensas que no te prestan atención, pero la mayoría de las veces está en tu mente, por lo que eres un poco aprehensivo/a. Pero si hay algo que destacar es que eres altamente emotivo/a.

Bock

Eres una persona que destaca por su dulzura. Siempre te muestras empático hacia los demás aunque sí que es cierto que a veces el mal carácter también te juega malas pasadas en algunas ocasiones.

Y tú, ¿qué cerveza eres?